MIS AMIGOS DIGITALES

  • Hoy estoy cumpliendo 50 años.

    Hace algún tiempo pensaba,  y cada vez que me iba acercando a este día, lo pensaba con más fuerza,   que cumplir 50 años era algo que valía la pena celebrar en grande. Contarle a todos, amigos,  conocidos, medio conocidos, conocidos y medio, y hasta uno que otro desconocido. Todos ellos, de una u otra forma se encargarían de alabar mi ego.

    Pero el día se fue acercando, hasta que finalmente llegó, y nada de eso pasó. No le conté a nadie; no invité a nadie: ni amigos, ni conocidos ni desconocidos. A nadie.

    Mis hijos no estaban, andaban con la mamá en una finca, pero  fueron lindos y me llamaron;  me dieron serenata telefónica, y me volvieron a llamar por la noche; siguiendo con esto, mi hermano está lejos. Mi mamá ya no está. Sólo estaba mi papá. Y con él fue suficiente: comimos juntos, hablamos un rato. Me dio una magnífica idea para hacer un intercambio de servicios con una amiga suya.  Y luego, él se fue a sus cosas y yo me vine para las mías.

    Y aquí empieza mi cuestionamiento. Prendí la computadora para trabajar un rato en un proyecto de marketing en el que ando, y me encontré con algo que me desconcertó: Facebook estaba lleno de comentarios, correos privados, notificaciones, todos alusivos a mi cumpleaños.

    Recibí felicitaciones, buenos deseos, frases bonitas y un sinfín de cosas, de gente con la que aparte de que el contacto que hemos tenido ha sido una  única vez, el día que intercambiamos el SEAMOS AMIGOS,  dicho contacto pues fue sencillamente algo digital, binario, virtual, a través de un texto que se puede descomponer en código Ascii, hexadecimal,  lenguaje de máquina, Assembler, 1s  y 0s fundamentalmente.

    Mucho más de la mitad de los comentarios provenía de estas personas. El resto era de personas con las que tengo más bien poco  contacto en “el mundo real”, y un porcentaje muy, muy pequeño, de personas con las que sí tengo contacto más frecuente. Pero, si  exceptuamos  dos o tres de las personas que menciono en este párrafo, si no es por lo chismoso que es Facebook, las demás ni se hubieran enterado del cumpleaños.

    Me cuestionó muchísimo eso.  Dónde hay más ausencia: en la soledad del “mundo real”, o en la virtualidad o “digitalidad” (no sé si así se dice, pero creo que se entiende) del mundo digital?

    La gente del mundo digital, es real? Es ella? O es una proyección sofisticada de lo que quiere ser? Somos nosotros mismos en el mundo digital?  Tenemos una nueva máscara, más tecnificada, más poderosa inclusive, que las que usamos en “el mundo real”,  o será que esa digitalización nos permite acercarnos más a lo que quisiéramos ser? Más amables, más sonrientes,  más sinceros, más espontáneos, más directos?

    En todo caso, feliz cumpleaños para  mí.

1 Comment

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • JOHON JAIRO CASTAÑEDA

    16 January, 2011

    señor Juan Carlos Buenas Noches, con respecto a su publicación “Mis Amigos Digitales” quisiera agregar un aporte corto.

    Me he puesto en la tarea de decir a las pesonas de mi alrededor cosas sencillas llenas de inocencia e infantileza. Avece …s digo a alguien que tiene una mirada enternecedora, o que su expresion es importante para el mundo porque está llena de lo que el mundo tanto necesita: paz.

    Al principio esperaba encontrar burlas por parte de las personas que me escuchaban. Sin embargo muchas de estas personas fueron realmente condescendientes y me mostraron facetas de inocencia. No obstante cuando yo adoptaba esta forma de expresion en GRUPOS pequeños de personas el resultado era contrario, es decir, se tornaba un ambiente de burla.

    Mis observaciones con respecto a como son las personas y de que manera manifiestan sus pensamientos más sutiles –como la ternura– apuntan entre otras cosas a que es más fácil manifestar el lado sencible cuando estamos solos; y el internet nos ofrece un tipo de soledad; allí su puede expresar lo sencillo y sutil sin sufrir de los señalamientos, las burlas o la desaprobación causada por los prejuicios.

    Es así como me parece lógico que las personas en la soledad de su “digitalidad” hayan expresado abiertamente sus buenos deseos en el día de su cumpleaños. Es más yo tambíen le dije que desde Pereira le deseaba feliz cumpleaños.

    JOHON